miércoles, 25 de enero de 2012

Ministerio, carisma y servicio.

¿Qué diferencia existe entre ministerio, carisma y servicio? ¿Qué relación hay entre esos términos?

La palabra ministerio proviene del latín ministerium. Es el término con el que la vulgata traduce el término diakonía, que designa tanto el oficio de servidor como el servicio realizado. La palabra carisma proviene del griego kharisma, cuya raíz se encuentra en la palabra kharis (gracia), que significa don gratuito. Es un don que concede el Espíritu Santo a una persona para cumplir cierta misión.

San Pablo nos dice que Dios nos ha colmado de gracia y de toda clase de dones "en Cristo" (cf Ef 1,6; Rom 8,32). El primer don es el Espíritu, que derrama en nuestros corazones el amor de Dios (Rom 5,5; cf 8,15). De ahí que todo carisma, en el NT, es la presencia del Espíritu que se manifiesta en los distintos dones que Él distribuye libremente en su Iglesia, para santificarla y disponerla a cumplir su misión en el mundo, como signo del amor de Dios a los hombres.

Luego la relación entre carisma y ministerio en el NT es evidente: "a cada uno se le otorga la manifestación del Espíritu para provecho común", para servir al resto (1 Cor 12,7;cf 1 Pe 4,10). Los dones del Espíritu Santo son diversos, así como los servicios o funciones en la Iglesia y las actividades de los hombres. Sin embargo provienen de un mismo Espíritu, lo que les confiere unidad y una misma finalidad. Los hombres, pues, son buenos gestores de esa gracia cuando "cada uno pone el don al servicio de los demás" (1 Pe 4,10).

Los carismas aunque puedan tener algunas veces carácter extraordinario, no son realidades excepcionales en la Iglesia. Por ejemplo, la práctica de la caridad, primera virtud cristiana, es don del Espíritu (1 Cor 12, 31- 14,1). Tanto la vida de los cristianos como el funcionamiento de las instituciones de la Iglesia dependen de los carismas. Así, de esta manera, el Espíritu Santo dirige al pueblo de Dios.

Existe una estrecha relación entre carismas, servicios y ministerios, lo que explica que en el NT, en especial San Pablo, utilice los términos como si fuesen equivalentes, aunque, por otro lado, habría que decir que con la palabra "carisma", se hace una referencia más directa al don, el Espíritu, mientras que con la palabra "ministerio" se hace referencia al ejercicio de dicho don.

Ahora bien, en síntesis podemos decir que:

* Carisma: es el don gratuito concedido por el Espíritu Santo a cierta persona para llevar a cabo una actividad o una forma de vida que contribuya a la edificación de la Iglesia y al bien de la sociedad.

* Servicio: es la acción que como consecuencia del carisma recibido, se desarrolla en favor de la comunidad cristiana y de todos los hombres a los que se haya destinado dicho servicio. El servicio se realizará ocasionalmente, espontáneamente o bien de forma institucionalizada y estable.

* Ministerio: es el servicio que por su estabilidad requerida para su ejercicio, es recomendado por el responsable de una Iglesia particular, en acto público, a las personas que han de desempeñarlo. Existen dos ministerios:

- laicales o instituidos: acolitado y lectorado.
- ordenados: episcopado, presbiterado y diaconado.

http://blogs.periodistadigital.com/servusveritatis.php/2007/07/03/ministerio-carisma-y-servicio