sábado, 5 de septiembre de 2009

Contemplación


El contemplativo trabaja, lee, pasea, viaja, hace compras, reza, visita a sus amigos, etc. Mas en el centro de todas sus actividades está siempre aquel sentimiento precioso de intima unión con su amado.

- Para contemplar basta elevar el corazón a Dios con el simple y amoroso deseo de estar con él y esperar.

- Contemplar o rezar contemplativamente exige la capacidad y disposición de estar ahí sin HACER nada.

- El contemplativo prefiere amar la maravilla que descubre en vez de tratar de comprenderla.

- Todo el trabajo de aprender a ser contemplativo se resume en desvelar el natural deseo de amar, mirar después hacia Dios y extender los brazos hacia él movidos de un fortísimo deseo de estar con él.

Algunos pensamiento de Pedro Finkler

4 comentarios:

catalina dijo...

Gracias por esta entrada tan bella.Un abrazo de una madre de familia contemplativa, Catalina de Jesús OCDS

Rosario dijo...

Gracias a ti Catalina por tu aportación. La Paz.
Rosario

aydhe ilusion dijo...

Hola mi nombre es Gloria,
vaya entre a google buscando
informacion sobre conventos
de contemplacion xk aunke
estoi en una relacion sentimiental
siempre he sentido la atraccion
x la oracion contemplativa,
y siempre krei qe necesitaria estar
en un convento o algo asi,
y mira encontre tu blog y ahora me
doi cuenta de qe se puede desde fuera


Un abrazo desde tamaulipas mexico

Rosario dijo...

La Paz Gloria. Efectivamente no solo se puede contemplar a Dios desde los claustros, aunque los herman@s contemplativ@s nos ganan en el camino interior y en una mayor unión con Dios, pues es su carisma, de grandisima importancia para la Iglesia.
Un saludo desde España