miércoles, 30 de noviembre de 2011

Las mujeres que ingresan en un convento en EE UU tienen un «alto nivel educativo»

Los obispos de Estados Unidos han realizado un amplio muestreo para comprobar el nivel de cualificación de las religiosas... es muy alto.
Con licenciaturas y postgrados: perfil vocacional de las que entran al convento en Estados Unidos

Las mujeres que han ingresado a un convento o algún estilo de vida consagrada en la Iglesia católica de Estados Unidos en 2010 poseen un «alto nivel educativo», según el sondeo «The Profession Class of 2010: Survey of Women Religious Professing Perpetual Vows» («Clase 2010: Encuesta a las Religiosas que Profesaron Votos Perpetuos»), del Center for Applied Research in the Apostolate (CARA), con sede en la universidad de Georgetown.

El sondeo realizado a petición del Secretariado para el Clero, la Vida Consagrada y las Vocaciones de la Conferencia Episcopal Estadounidense, dice que un 25% de las religiosas «tiene al menos un título de postgrado antes de ingresar a su instituto religioso. Y seis de cada diez ingresaron a la vida religiosa con al menos una licenciatura o diplomatura universitaria (bachelor´s degree)».

El cuestionario para la realización de este estudio se mandó a mujeres consagradas de las dos conferencias nacionales de religiosas que hay en la Unión Americana: The Leadership Conference of Women Religious y The Council of Major Superiors of Womens Religious. También se mandó a conventos de clausura. El estudio abarca a 52 diferentes comunidades de religiosas.

«The Profession Class of 2010: Survey of Women Religious Professing Perpetual Vows» también aporta datos de relevancia como que la mitad asistió a un colegio católico, una activa participación en la vida parroquial, en grupos de apostolado y de oración, e incluso el 52% de las encuestadas afirmó que fue otra religiosa quien las alentó a considerar la vida consagrada como vocación específica.
Jorge Enrique Mújica/ReL

lunes, 28 de noviembre de 2011

FELIZ Y SANTO ADVIENTO 2011

Les deseo un Feliz y Santo Adviento 2011, que preparen con alegría sus corazones para la venida de Nuestro Salvador.

¡VEN, VEN SEÑOR, NO TARDES!




Esquema de Adviento
Inicia con las vísperas del domingo más cercano al 30 de Noviembre y termina antes de las vísperas de la Navidad. Los domingos de este tiempo se llaman 1°, 2°, 3° y 4° de Adviento. Los días del 16 al 24 de diciembre (la Novena de Navidad) tienden a preparar más específicamente las fiestas de la Navidad.
El tiempo de Adviento tiene una duración de cuatro semanas. Este año, comienza el domingo 01 de diciembre, y se prolonga hasta la tarde del 24 de diciembre, en que comienza propiamente el tiempo de Navidad. Podemos distinguir dos periodos. En el primero de ellos, que se extiende desde el primer domingo de Adviento hasta el 16 de diciembre, aparece con mayor relieve el aspecto escatológico y se nos orienta hacia la espera de la venida gloriosa de Cristo. Las lecturas de la misa invitan a vivir la esperanza en la venida del Señor en todos sus aspectos: su venida al final de los tiempos, su venida ahora, cada día, y su venida hace dos mil años.
En el segundo periodo, que abarca desde el 17 hasta el 24 de diciembre inclusive, se orienta más directamente a la preparación de la Navidad. Su nos invita a vivir con más alegría, porque estamos cerca del cumplimiento de lo que Dios había prometido. Los evangelios de estos días nos preparan ya directamente para el nacimiento de Jesús.
En orden a hacer sensible esta doble preparación de espera, la liturgia suprime durante el Adviento una serie de elementos festivos. De esta forma, en la misa ya no rezamos el Gloria, se reduce la música con instrumentos, los adornos festivos, las vestiduras son de color morado, el decorado de la Iglesia es más sobrio, etc. Todo esto es una manera de expresar tangiblemente que, mientras dura nuestro peregrinar, nos falta algo para que nuestro gozo sea completo. Y es que quien espera es porque le falta algo. Cuando el Señor se haga presente en medio de su pueblo, habrá llegado la Iglesia a su fiesta completa, significada por solemnidad de la fiesta de la Navidad.
Tenemos cuatro semanas en las que Domingo a Domingo nos vamos preparando para la venida del Señor. La primera de las semanas de adviento está centrada en la venida del Señor al final de los tiempos. La liturgia nos invita a estar en vela, manteniendo una especial actitud de conversión. La segunda semana nos invita, por medio del Bautista a «preparar los caminos del Señor»; esto es, a mantener una actitud de permanente conversión. Jesús sigue llamándonos, pues la conversión es un camino que se recorre durante toda la vida. La tercera semana preanuncia ya la alegría mesiánica, pues ya está cada vez más cerca el día de la venida del Señor. Finalmente, la cuarta semana ya nos habla del advenimiento del Hijo de Dios al mundo. María es figura, central, y su espera es modelo estímulo de nuestra espera.
En cuanto a las lecturas de las misas dominicales, las primeras lecturas son tomadas de Isaías y de los demás profetas que anuncian la Reconciliación de Dios y, la venida del Mesías. En los tres primeros domingos se recogen las grandes esperanzas de Israel y en el cuarto, las promesas más directas del nacimiento de Dios. Los salmos responsoriales cantan la salvación de Dios que viene; son plegarias pidiendo su venida y su gracia. Las segundas lecturas son textos de San Pablo o las demás cartas apostólicas, que exhortan a vivir en espera de la venida del Señor.
El color de los ornamentos del altar y la vestidura del sacerdote es el morado, igual que en Cuaresma, que simboliza austeridad y penitencia. Son cuatro los temas que se presentan durante el Adviento:

I Domingo
La vigilancia en espera de la venida del Señor. Durante esta primer semana las lecturas bíblicas y la predicación son una invitación con las palabras del Evangelio: "Velen y estén preparados, que no saben cuándo llegará el momento". Es importante que, como familia nos hagamos un propósito que nos permita avanzar en el camino hacia la Navidad; ¿qué te parece si nos proponemos revisar nuestras relaciones familiares? Como resultado deberemos buscar el perdón de quienes hemos ofendido y darlo a quienes nos hayan ofendido para comenzar el Adviento viviendo en un ambiente de armonía y amor familiar. Desde luego, esto deberá ser extensivo también a los demás grupos de personas con los que nos relacionamos diariamente, como la escuela, el trabajo, los vecinos, etc. Esta semana, en familia al igual que en cada comunidad parroquial, encenderemos la primer vela de la Corona de Adviento, color morada, como signo de vigilancia y deseos de conversión.

II Domingo
La conversión, nota predominante de la predicación de Juan Bautista. Durante la segunda semana, la liturgia nos invita a reflexionar con la exhortación del profeta Juan Bautista: "Preparen el camino, Jesús llega" y, ¿qué mejor manera de prepararlo que buscando ahora la reconciliación con Dios? En la semana anterior nos reconciliamos con las personas que nos rodean; como siguiente paso, la Iglesia nos invita a acudir al Sacramento de la Reconciliación (Confesión) que nos devuelve la amistad con Dios que habíamos perdido por el pecado. Encenderemos la segunda vela morada de la Corona de Adviento, como signo del proceso de conversión que estamos viviendo.
Durante esta semana puedes buscar en los diferentes templos que tienes cerca, los horarios de confesiones disponibles, para que cuando llegue la Navidad, estés bien preparado interiormente, uniéndote a Jesús y a los hermanos en la Eucaristía.  

III Domingo
El testimonio, que María, la Madre del Señor, vive, sirviendo y ayudando al prójimo. Coincide este domingo con la celebración de la Virgen de Guadalupe, y precisamente la liturgia de Adviento nos invita a recordar la figura de María, que se prepara para ser la Madre de Jesús y que además está dispuesta a ayudar y servir a quien la necesita. El evangelio nos relata la visita de la Virgen a su prima Isabel y nos invita a repetir como ella: "Quién soy yo para que la madre de mi Señor venga a verme?.
Sabemos que María está siempre acompañando a sus hijos en la Iglesia, por lo que nos disponemos a vivir esta tercer semana de Adviento, meditando acerca del papel que la Virgen María desempeñó. Te proponemos que fomentes la devoción a María, rezando el Rosario en familia, uno de los elementos de las tradicionales posadas, que inician el próximo día 16. Encendemos como signo de espera gozosa, la tercer vela, color rosa, de la Corona de Adviento.

IV Domingo
El anuncio del nacimiento de Jesús hecho a José y a María. Las lecturas bíblicas y la predicación, dirigen su mirada a la disposición de la Virgen María, ante el anuncio del nacimiento de su Hijo y nos invitan a "Aprender de María y aceptar a Cristo que es la Luz del Mundo". Como ya está tan próxima la Navidad, nos hemos reconciliado con Dios y con nuestros hermanos; ahora nos queda solamente esperar la gran fiesta. Como familia debemos vivir la armonía, la fraternidad y la alegría que esta cercana celebración representa. Todos los preparativos para la fiesta debieran vivirse en este ambiente, con el firme propósito de aceptar a Jesús en los corazones, las familias y las comunidades. Encendemos la cuarta vela color morada, de la Corona de Adviento

"La vida consagrada se parece a la selva amazónica"

"¿Escasez de religiosos? Siempre habrá algunos locos, como yo, que quieran seguir al Señor consagrándose"
"La vida religiosa es una selva amazónica". Joseph Tobin, de 59 años, lleva un año y medio como secretario de la Congregación para la Vida Religiosa. Ayer fue además el encargado de cerrar el XI Congreso de Escuelas Católicas. Lo entrevista Pablo Ginés en La Razón.
-¿Cómo podría implantarse la nueva evangelización en las escuelas católicas?
-No reduzcamos la misión educativa de la Iglesia a dar contenidos o educar profesionales. Su misión, sobre todo, es dar testimonio. El colegio católico ha de ser una comunidad, con diversidad de dones, respeto mutuo y deseo de transmitir la fe, dando testimonio a la nueva generación, a los jóvenes en búsqueda, sin violentar su conciencia. Un joven me dijo sobre alguien que le convenció: «Él cree lo que está predicando». Ese testimonio es la clave de la nueva evangelización.
-En los últimos cuarenta años han nacido muchas nuevas formas de vida religiosa...

 -La vida consagrada se parece a la selva amazónica. En ella hay muchas especies distintas de plantas y árboles, algunas antiguas y recias, otras tiernas y jóvenes, pero esa selva hace respirar a todo el mundo. Es su totalidad, no tal o cual grupo, lo que hace que la vida consagrada dé oxígeno a la Iglesia. Yo soy consagrado,
redentorista, y creo que la vida consagrada da testimonio del destino final del mundo, que es perderse en el amor de Dios. Hay formas muy antiguas, como el monaquismo de los desiertos de Egipto, que allí sigue. Pero ante nuevas necesidades el Espíritu Santo ha suscitado nuevas formas, y eso no me asusta. Los papas quieren que vivan todas en comunión, y yo procuro que no se sientan aisladas, que no se vean como caminos exclusivos.
-Hay comunidades que asombran con muchas vocaciones jóvenes. ¿Cómo lo hacen?
-Los institutos que presentan a los jóvenes una identidad clara y que respetan las necesidades religiosas de los jóvenes son los que tienen un mayor éxito vocacional. Y no sólo en las nuevas formas de vida religiosa. En Irlanda la Iglesia está viviendo una época muy difícil, y sin embargo, los dominicos, con su origen medieval en España, tienen allí una pequeña explosión de vocaciones y de alta calidad, creo que con once jóvenes, más novicios que todas las otras órdenes masculinas juntas.
-¿Cómo será la vida religiosa dentro de 40 años, en el 2050?
-Será un mundo muy globalizado, pero las instituciones religiosas siempre han sido redes internacionales, al menos desde las órdenes mendicantes medievales. Ayudarán a mejorar las condiciones de todo el mundo y seguirán siendo una voz en el desierto que grite a los poderosos sobre la pobreza. Nos regalarán testimonios de fraternidad de toda raza y cultura. ¿Habrá muchos consagrados? Creo que los números no son tan importantes. Quien estudie Historia de la Iglesia verá que la segunda mitad del s.XIX fue un punto anómalo, con un extraordinario crecimiento de consagrados. Pero siempre habrá algunos locos, como yo, que quieran seguir al Señor consagrándose. Es tener un corazón libre, entregado, una cierta locura, sí, pero me alegra estar contagiado por ella.
Cuestión de hábito
«Lo más importante es encarnar el testimonio. En algunas sociedades un hábito religioso no pinta nada, en otras es signo de entrega», dice Tobin cuando se le pregunta sobre el hecho de que las congregaciones abandonen el hábito. «La vida consagrada en el Occidente secularizado ha de repensar sobre ello, y tener en cuenta que ser invisibles violenta nuestros valores. Pero retomar el hábito, por si solo, puede ser un reduccionismo. El cardenal Ratzinger decía que la consagración que más cuenta de verdad es el bautismo», concluye.
Redacción, 27 de noviembre de 2011 



domingo, 20 de noviembre de 2011

Dos "sí, quiero", distintos pero no distantes "Con amor eterno te he amado" (Jr 31,3)

He sido en pocos días, testigo  de  dos momentos sagrados de compromiso, uno en el matrimonio y el otro  en la profesión  de votos temporales de cuatro jóvenes religiosas de clausura en el convento de las carmelitas del Talavera de la Real, en la provincia de Badajoz. Entiendo y leo creyentemente  estos dos momentos celebrativos en el contexto histórico salvífico del Dios  amor, que desde el sí a la vida  fundamenta y sostiene todo lo que se construye desde la experiencia  del absoluto en la gratuidad  del amor único.

Por una parte Laura y Alfonso, fue una celebración sencilla preparada desde sus vidas  y sus experiencias personales ocultas y anónimas para este mundo ajetreado y  confuso, la referencia fue la montaña. El es un enamorado de la escalada a las montañas, desde los doce años en su parroquia. Ella no lo era pero ya lo es, han subido juntos y han compartido  esa experiencia rica de descubrir juntos las cimas y las vistas que serenan y llenan de belleza y de paz el espíritu que cada día les ha unido más. Pero la riqueza ha sido subirlas  juntos, allí han descubiertos claves que les ayudan a entender la vida y la existencia de un modo profundo y complejo, a la vez que sencillo y dinámico: proceso, preparación, esfuerzo, continuidad, superación, compartir, solidaridad, paciencia, dolor, alegría, belleza, paz, cercanía, comunicación...

Así ha sido la vida de cada uno, y sobre todo el encuentro, cuando en la vida tras haber sido amados y queridos  desde muchas perspectivas y por mucha gente, y de haber también querido, sin saber cómo,  te encuentras con una persona que te quiere "de un modo único", para quien" tú eres único" y ante quien" te sientes único"; a la vez que ella es para tí también"alguien único"y  tú le haces sentirse "único" ante tí; desbordados por un deseo de amor absoluto en la experiencia de lo limitado y de lo débil.  Ese encuentro es el que lleva a la realidad sagrada del paso matrimonial, a la fuerza del "sí, quiero", donde Dios se encarna y se hace sacramento en lo pequeño  y lo cotidiano de dos jóvenes de mirada limpia, y de futuro que quiere estar preñado de vida y de esperanza, alumbrada en aquellos, los hijos- nuevas cimas maravillosas-,  que están por venir yque "serán únicos de un modo nuevo"   para los dos y por quién darán su vida gratuitamente, sabiendo que van a amarlos pero no nunca deben poseerlos.

Por otra parte, cuatro jóvenes,Rosa Ángela, Yudis Isabel, Viviana y Rosa,  con la alegría y la emoción de las más enamoradas del mundo, querían subir por el monte Carmelo, para cantar las alabanzas del Dios que las ama, y que las ha sobrepasado con una experiencia de absoluto que las ha inquietado para siempre, y las ha llevado y traído sobre sus alas con una ternura, que las ha seducido por amor para que sean testigos del  amor de lo absoluto en el silencio de la vida y en lo oculto de la contemplación viva y activa que se entrega en la  Iglesia;  para ser corazón del mundo, y amarlo todo con un amor sin fisuras, unificado en aquél que por amor vino al mundo y se entregó por nosotros, y al que ellas han descubierto como el esposo que llena de amor toda la vida.

Sí, cuatro jóvenes colombianas, preparadas humana y culturalmente con sus niveles universitarios, que no han buscado el éxito ,ni la riqueza, ni la seguridad en su salto a este continente europeo, en este pueblo sencillo extremeño. Les ha movido un amor que les tocó en un camino de fe, en este caso neocatecumenal, y que tras un proceso largo, reflexivo, experienciado y profundo, con un formación teórica y práctica de la mística y  de la vida comunitaria en esta comunidad y en este convento oculto, han dado su "sí, quiero", para vivir con la gracia del Padre una virginidad que sin ninguna duda será fecunda en ternura y alegría  para muchos que se acogerán a su maternidad entrañable; una obediencia que les hará libres en el encuentro con el Padre, en la entrega en la comunidad, y en la radicalidad de la verdad y de lo verdadero, para que muchos deseen, desde ellas, ser libres y crean que realmente pueden serlo en la vida de cada día, no dejándose atar por nada ni por nadie;  y en una pobreza que sin duda las enriquecerá de un modo nuevo en su espíritu y serán la envidia de aquellos que a duras penas llegamos a la profundidad y al gozo del espíritu, tocados por la prisas y el estrés de un mundo rápido y cambiante, y a la vez nos enriquecerán con su acogida, con sus palabras, con su alegría, con su paz, su serenidad... si  con todos los dones del Espíritu, con los que  Dios va a enriquecer a la Iglesia y al mundo a través de ellas.

Decidme si es o no es  todo en la vida  un misterio del amor de Dios, y que estos seis  jóvenes  en estos días últimos han sido reflejos bellos de El,  en caminos distintos pero de ningún modo distantes, porque  todos han bebido y  beben en la fuente del amor absoluto y a él aspiran,  como sedientos que "han encontrado la fuente que mana  y corre, aunque es de noche".

viernes, 18 de noviembre de 2011

25 frases de la Porta fidei de Benedicto XVI. Año de la Fe 2012-2013

¿Ya leíste la Carta Apostólica «Porta fidei» en donde el Papa Benedicto XVI convoca al año de la fe que comenzó el 11 de octubre del 2012 y terminará el 24 de noviembre del 2013, solemnidad de Cristo Rey del Universo?


Para los que no han tenido oportunidad de leer completa la “Porta Fidei” este es un magnifico resumen:


25 frases de la Porta fidei de Benedicto XVI anunciando el Año de la Fe 2012-2013

1. «La puerta de la fe» (cf. Hch 14, 27), que introduce en la vida de comunión con Dios y permite la entrada en su Iglesia, está siempre abierta para nosotros. Se cruza ese umbral cuando la Palabra de Dios se anuncia y el corazón se deja plasmar por la gracia que transforma. Atravesar esa puerta supone emprender un camino que dura toda la vida

La necesidad de la fe ayer, hoy y siempre


2.- Profesar la fe en la Trinidad -Padre, Hijo y Espíritu Santo -equivale a creer en un solo Dios que es Amor (cf. 1 Jn 4, 8): el Padre, que en la plenitud de los tiempos envió a su Hijo para nuestra salvación; Jesucristo, que en el misterio de su muerte y resurrección redimió al mundo; el Espíritu Santo, que guía a la Iglesia a través de os siglos en la espera del retorno glorioso del Señor.

3.- Sucede hoy con frecuencia que los cristianos se preocupan mucho por las consecuencias sociales, culturales y políticas de su compromiso, al mismo tiempo que siguen considerando la fe como un presupuesto obvio de la vida común. De hecho, este presupuesto no sólo no aparece como tal, sino que incluso con frecuencia es negado. Mientras que en el pasado era posible reconocer un tejido cultural unitario, ampliamente aceptado en su referencia al contenido de la fe y a los valores inspirados por ella, hoy no parece que sea ya así en vastos sectores de la sociedad, a causa de una profunda crisis de fe que afecta a muchas personas.

No podemos dejar que la sal se vuelva sosa y la luz permanezca oculta (cf. Mt 5, 13-16). Como la samaritana, también el hombre actual puede sentir de nuevo la necesidad de acercarse al pozo para escuchar a Jesús, que invita a creer en él y a extraer el agua viva que mana de su fuente (cf. Jn 4, 14).

4.- Debemos descubrir de nuevo el gusto de alimentarnos con la Palabra de Dios, transmitida fielmente por la Iglesia, y el Pan de la vida, ofrecido como sustento a todos los que son sus discípulos (cf. Jn 6, 51). Creer en Jesucristo es, por tanto, el camino para poder llegar de modo definitivo a la salvación.


Vigencia y valor del Concilio Vaticano II

5- Las enseñanzas del Concilio Vaticano II, según las palabras del beato Juan Pablo II, «no pierden su valor ni su esplendor. Es necesario leerlos de manera apropiada y que sean conocidos y asimilados como textos cualificados y normativos del Magisterio, dentro de la Tradición de la Iglesia. [...] Siento más que nunca el deber de indicar el Concilio como la gran gracia de la que la Iglesia se ha beneficiado en el siglo XX. Con el Concilio se nos ha ofrecido una brújula segura para orientarnos en el camino del siglo que comienza». Yo también deseo reafirmar con fuerza lo que dije a propósito del Concilio pocos meses después de mi elección como Sucesor de Pedro: «Si lo leemos y acogemos guiados por una hermenéutica correcta, puede ser y llegar a ser cada vez más una gran fuerza para la renovación siempre necesaria de la Iglesia».

La renovación de la Iglesia es cuestión de fe

6. La renovación de la Iglesia pasa también a través del testimonio ofrecido por la vida de los creyentes: con su misma existencia en el mundo, los cristianos están llamados efectivamente a hacer resplandecer la Palabra de verdad que el Señor Jesús nos dejó.

7.- En esta perspectiva, el Año de la fe es una invitación a una auténtica y renovada conversión al Señor, único Salvador del mundo. Dios, en el misterio de su muerte y resurrección, ha revelado en plenitud el Amor que salva y llama a los hombres a la conversión de vida mediante la remisión de los pecados (cf. Hch 5, 31). Para el apóstol Pablo, este Amor lleva al hombre a una nueva vida.

La fe crece creyendo

8. «Caritas Christi urget nos» (2 Co 5, 14): es el amor de Cristo el que llena nuestros corazones y nos impulsa a evangelizar. Hoy como ayer, él nos envía por los caminos del mundo para proclamar su Evangelio a todos los pueblos de la tierra (cf. Mt 28, 19). Con su amor, Jesucristo atrae hacia sí a los hombres de cada generación: en todo tiempo, convoca a la Iglesia y le confía el anuncio del Evangelio, con un mandato que es siempre nuevo. Por eso, también hoy es necesario un compromiso eclesial más convencido en favor de una nueva evangelización para redescubrir la alegría de creer y volver a encontrar el entusiasmo de comunicar la fe.

9.- La fe, en efecto, crece cuando se vive como experiencia de un amor que se recibe y se comunica como experiencia de gracia y gozo. Nos hace fecundos, porque ensancha el corazón en la esperanza y permite dar un testimonio fecundo: en efecto, abre el corazón y la mente de los que escuchan para acoger la invitación del Señor a aceptar su Palabra para ser sus discípulos. Como afirma san Agustín, los creyentes «se fortalecen creyendo».

Profesar, celebrar y testimoniar la fe públicamente

10.- Redescubrir los contenidos de la fe profesada, celebrada, vivida y rezada, y reflexionar sobre el mismo acto con el que se cree, es un compromiso que todo creyente debe de hacer propio, sobre todo en este Año.

11.- El cristiano no puede pensar nunca que creer es un hecho privado. La fe es decidirse a estar con el Señor para vivir con él. Y este «estar con él» nos lleva a comprender las razones por las que se cree. La fe, precisamente porque es un acto de la libertad, exige también la responsabilidad social de lo que se cree.

12.- No podemos olvidar que muchas personas en nuestro contexto cultural, aún no reconociendo en ellos el don de la fe, buscan con sinceridad el sentido último y la verdad definitiva de su existencia y del mundo. Esta búsqueda es un auténtico «preámbulo» de la fe, porque lleva a las personas por el camino que conduce al misterio de Dios. La misma razón del hombre, en efecto, lleva inscrita la exigencia de «lo que vale y permanece siempre.

La utilidad del Catecismo de la Iglesia Católica

13. Para acceder a un conocimiento sistemático del contenido de la fe, todos pueden encontrar en el Catecismo de la Iglesia Católica un subsidio precioso e indispensable. Es uno de los frutos más importantes del Concilio Vaticano II.

14.- Precisamente en este horizonte, el Año de la fe deberá expresar un compromiso unánime para redescubrir y estudiar los contenidos fundamentales de la fe, sintetizados sistemática y orgánicamente en el Catecismo de la Iglesia Católica.

15.- En su misma estructura, el Catecismo de la Iglesia Católica presenta el desarrollo de la fe hasta abordar los grandes temas de la vida cotidiana. A través de sus páginas se descubre que todo lo que se presenta no es una teoría, sino el encuentro con una Persona que vive en la Iglesia. A la profesión de fe, de hecho, sigue la explicación de la vida sacramental, en la que Cristo está presente y actúa, y continúa la construcción de su Iglesia. Sin la liturgia y los sacramentos, la profesión de fe no tendría eficacia, pues carecería de la gracia que sostiene el testimonio de los cristianos. Del mismo modo, la enseñanza del Catecismo sobre la vida moral adquiere su pleno sentido cuando se pone en relación con la fe, la liturgia y la oración.

16. Así, pues, el Catecismo de la Iglesia Católica podrá ser en este Año un verdadero instrumento de apoyo a la fe, especialmente para quienes se preocupan por la formación de los cristianos, tan importante en nuestro contexto cultural.

17.- Para ello, he invitado a la Congregación para la Doctrina de la Fe a que, de acuerdo con los Dicasterios competentes de la Santa Sede, redacte una Nota con la que se ofrezca a la Iglesia y a los creyentes algunas indicaciones para vivir este Año de la fe de la manera más eficaz y apropiada, ayudándoles a creer y evangelizar.

18.- La fe está sometida más que en el pasado a una serie de interrogantes que provienen de un cambio de mentalidad que, sobre todo hoy, reduce el ámbito de las certezas racionales al de los logros científicos y tecnológicos. Pero la Iglesia nunca ha tenido miedo de mostrar cómo entre la fe y la verdadera ciencia no puede haber conflicto alguno, porque ambas, aunque por caminos distintos, tienden a la verdad.

Recorrer y reactualizar la historia de la fe

19. A lo largo de este Año, será decisivo volver a recorrer la historia de nuestra fe, que contempla el misterio insondable del entrecruzarse de la santidad y el pecado. Mientras lo primero pone de relieve la gran contribución que los hombres y las mujeres han ofrecido para el crecimiento y desarrollo de las comunidades a través del testimonio de su vida, lo segundo debe suscitar en cada uno un sincero y constante acto de conversión, con el fin de experimentar la misericordia del Padre que sale al encuentro de todos.

20.- Durante este tiempo, tendremos la mirada fija en Jesucristo, «que inició y completa nuestra fe» (Hb 12, 2): en él encuentra su cumplimiento todo afán y todo anhelo del corazón humano. La alegría del amor, la respuesta al drama del sufrimiento y el dolor, la fuerza del perdón ante la ofensa recibida y la victoria de la vida ante el vacío de la muerte, todo tiene su cumplimiento en el misterio de su Encarnación, de su hacerse hombre, de su compartir con nosotros la debilidad humana para transformarla con el poder de su resurrección. En él, muerto y resucitado por nuestra salvación, se iluminan plenamente los ejemplos de fe que han marcado los últimos dos mil años de nuestra historia de salvación.

No hay fe sin caridad, no hay caridad sin fe

21.-. El Año de la fe será también una buena oportunidad para intensificar el testimonio de la caridad. San Pablo nos recuerda: «Ahora subsisten la fe, la esperanza y la caridad, estas tres. Pero la mayor de ellas es la caridad» (1 Co 13, 13). Con palabras aún más fuertes -que siempre atañen a los cristianos-, el apóstol Santiago dice: «¿De qué le sirve a uno, hermanos míos, decir que tiene fe, si no tiene obras? ¿Podrá acaso salvarlo esa fe? Si un hermano o una hermana andan desnudos y faltos de alimento diario y alguno de vosotros les dice: "Id en paz, abrigaos y saciaos", pero no les da lo necesario para el cuerpo, ¿de qué sirve? Así es también la fe: si no se tienen obras, está muerta por dentro. Pero alguno dirá: "Tú tienes fe y yo tengo obras, muéstrame esa fe tuya sin las obras, y yo con mis obras te mostraré la fe"» (St 2, 14-18).

22.- La fe sin la caridad no da fruto, y la caridad sin fe sería un sentimiento constantemente a merced de la duda. La fe y el amor se necesitan mutuamente, de modo que una permite a la otra seguir su camino. En efecto, muchos cristianos dedican sus vidas con amor a quien está solo, marginado o excluido, como el primero a quien hay que atender y el más importante que socorrer, porque precisamente en él se refleja el rostro mismo de Cristo. Gracias a la fe podemos reconocer en quienes piden nuestro amor el rostro del Señor resucitado es compañera de vida que nos permite distinguir con ojos siempre nuevos las maravillas que Dios hace por nosotros. Tratando de percibir los signos de los tiempos en la historia actual, nos compromete a cada uno a convertirnos en un signo vivo de la presencia de Cristo resucitado en el mundo.

Lo que el mundo necesita son testigos de la fe

23.- Lo que el mundo necesita hoy de manera especial es el testimonio creíble de los que, iluminados en la mente y el corazón por la Palabra del Señor, son capaces de abrir el corazón y la mente de muchos al deseo de Dios y de la vida verdadera, ésa que no tiene fin.

24.- «Que la Palabra del Señor siga avanzando y sea glorificada» (2 Ts 3, 1): que este Año de la fe haga cada vez más fuerte la relación con Cristo, el Señor, pues sólo en él tenemos la certeza para mirar al futuro y la garantía de un amor auténtico y duradero.

25.- Las palabras del apóstol Pedro proyectan un último rayo de luz sobre la fe: «Por ello os alegráis, aunque ahora sea preciso padecer un poco en pruebas diversas; así la autenticidad de vuestra fe, más preciosa que el oro, que, aunque es perecedero, se aquilata a fuego, merecerá premio, gloria y honor en la revelación de Jesucristo; sin haberlo visto lo amáis y, sin contemplarlo todavía, creéis en él y así os alegráis con un gozo inefable y radiante, alcanzando así la meta de vuestra fe; la salvación de vuestras almas» (1 P 1, 6-9). La vida de los cristianos conoce la experiencia de la alegría y el sufrimiento. Cuántos santos han experimentado la soledad. Cuántos creyentes son probados también en nuestros días por el silencio de Dios, mientras quisieran escuchar su voz consoladora. Las pruebas de la vida, a la vez que permiten comprender el misterio de la Cruz y participar en los sufrimientos de Cristo (cf.Col 1, 24), son preludio de la alegría y la esperanza a la que conduce la fe: «Cuando soy débil, entonces soy fuerte» (2 Co 12, 10). Nosotros creemos con firme certeza que el Señor Jesús ha vencido el mal y la muerte. Con esta segura confianza nos encomendamos a él: presente entre nosotros, vence el poder del maligno (cf. Lc 11, 20), y la Iglesia, comunidad visible de su misericordia, permanece en él como signo de la reconciliación definitiva con el Padre.




miércoles, 16 de noviembre de 2011

Carta Apostólica «Porta fidei» de Benedicto XVI anunciando el Año de la Fe 2012-2013

¿Cómo se reza cuando estás cansado y no tienes fuerzas ni para rezar?

 Ven a mí cuando estés cansado y yo seré tu descanso. (cfr Mt 11, 28) 
Eso me pregunto yo.... ¿Cómo se reza cuando estás cansado y no tienes fuerzas ni para rezar? 

Antenoche terminé el día realmente cansado. Era aún temprano pero ya no tenía fuerzas para nada. Fui a la capilla y le dije al Señor: Hoy lo único que tengo para ofrecerte es un cuerpo y una mente que no pueden más.

Mi oración consistió en ponerme tal cual en su presencia sin capacidad de más. Mi lenguaje corporal lo decía todo. Pensé en los enfermos que oran con todo el cuerpo: su dolor es su oración.

Después de un rato de estar con Él me brotaron espontáneas algunas partes del Salmo 139:

Señor, tú me escrutas y me conoces,
tú penetras mis pensamientos.
Todas mis sendas te son conocidas.
No está aún la palabra en mi lengua,
y tú, Señor, ya la conoces.
Me envuelves por detrás y por delante,
tus manos me protegen.

Sentí que Jesús me respondía: "No tienes que explicarme nada; yo te entiendo, créeme, te entiendo. Yo también sentí el cansancio y algo mucho más duro que el cansancio físico...." Se me vinieron a la memoria aquellas escenas tan humanas de Jesús agotado del camino junto al pozo de Jacob, luego exhausto en la barca sin que la tormenta fuera capaz de despertarle, y en el huerto, con todo su cuerpo y su moral rendidos por tierra.

Por la mañana, al llegar a la oficina fui a buscar qué dicen los maestros al respecto y encontré esta frase de Santa Teresita:"Debería entristecerme por dormirme (¡después de siete años!) en la oración y durante la acción de gracias. Pues bien, no me entristezco... Pienso que los niños agradan tanto a sus padres mientras duermen como cuando están despiertos; pienso que los médicos, para hacer las operaciones, duermen a los enfermos. En una palabra, pienso que "el Señor conoce nuestra masa, se acuerda de que no somos más que polvo".

Gracias, Jesús, por ser "tan humano", gracias por acogerme y aceptarme así cuando no tengo fuerzas ni para rezar, gracias por no hacerme violencia. Ayer experimenté en primera persona aquello que me dijiste: Ven a mí cuando estés cansado y yo seré tu descanso. (cfr Mt 11, 28)

No sé cómo rezar cuando estás cansado, pero doy gracias a Jesús por ser tan bueno conmigo.
Autor: P. Evaristo Sada LC | Fuente: www.la-oracion.com

martes, 15 de noviembre de 2011

DIEZ ACCIONES PARA PROMOVER LAS VOCACIONES

Propuesta de la Comisión Episcopal del Clero de ESTADOS UNIDOS

WASHINGTON, jueves, 14 enero 2010 ( ZENIT.org ) .- La Iglesia Católica en estados unidos Celebra la Semana Nacional de las Vocaciones, del 10 al 16 de Enero. Para Animar un los Católicos un fomentar vocaciones las, El Padre David Toups, director interino de la Comisión Episcopal del Clero, Vida Consagrada y Vocaciones OFRECE "Diez cosas" Que los Católicos pueden HACER párrafo ProMover las vocaciones al Sacerdocio ya la Vida Religiosa.
Los Primeros Cinco Pasos of this Lista estan dirigidos directamente un Católicos de Todos los.Los Cinco Segundos hijo específicamente Una Invitación a Mas los Jóvenes Católicos considerar una Decir "sí" Una Vocación una religiosa.
Esta Es La Lista de Acciones Realizar una TODOS los Católicos:
Reza Por Un incremento de las vocaciones al Sacerdocio y vida consagrada. Jesús dados en Mateo 9,38: "pedid al Dueño de la mies Que envie Trabajadores un su viña". Si queremos Más Sacerdotes, Religiosos, necesitamos pedirlo ".
Enseña a la Gente Joven de como rezar. El Papa Benedicto XVI DIJO Que si no enseñamos una Nuestros Jóvenes una ORAR, Nunca oiran La llamada de Dios en Una profunda Relación Con El y en Discipulado de la Iglesia "
Invita un Jóvenes Adultos Activos y Adolescentes uno considerar la Vocación al Sacerdocio o la Vida consagrada. Un Sencillo, sincero Comentario no deberia servicios desestimado. Un Modo Fácil párrafo Hacerlo You can servicios recordado Por cuatro letras: ICNU. " John, veo en ti (Juan, veo en tí ) las cualidades Que harian de tí Un buen Sacerdote, y deseo una Animarte rezar Sobre ello ". Es Un Modo no invasivo de Animar una apertura la Vocación religiosa una ANU ".

Hazla atrayente . Muestra El Sacerdocio Por Lo Que verdaderamente es, Una Llamada un servicio sin padre Espiritual párrafo Toda La Familia Creyente. De Igual Modo, La Vida consagrada párrafo Una Joven es Una Llamada ESTAR UNIDA uno un Cristo de la ONU Modo Único, y servicios Madre Espiritual de aquellos Que encuentra en Su Vida y Servicio. El Reto párrafo Sacerdotes Religiosos y es servicios Modelos alegres de Sus vocaciones ".
"¡ Predícalo , hermano! Se debe Hablar de las vocaciones regularmente si sí Quiere Que arraigue en parroquias y casas Una "cultura vocacional". ESTO significa, Primero principales y, Que la Gente NECESITA oir Hablar de las vocaciones de Los Sacerdotes en las homilías, Oraciones de los Fieles, y Diálogos en Clase. Las vocaciones Que No Se Ven estan Fuera de la mente ".
Para Quienes consideran la posibilidad de la Vocación:
Practica la fe . Todos necesitamos Recordar Que he principales en Nuestras Vidas es CRECER en Una profunda, Intima y amorosa Relación con Dios. Este Es El Primer Paso Joven cualquier párrafo QUE DESEA discernir cualquier Llamamiento en Su Vida ".
Entra en El Silencio . El silencio es clave párrafo la cordura y plenitud. SÓLO PODEMOS "oir" la Voz de Dios si Callados ESTAMOS. Quítate los Auriculares de tu iPhone, iPod, iTunes y e Escucha a Dios, El Mas Grande "Soy Yo". Los Jóvenes deberian ProBar una ESTAR quince minutos en Oración silenciosa Cada Día, el IAH es Donde pueden Empezar una Recibir Direcciones Claras en SUS vidas ".
Se Un buen Discípulo . Un obispo dice: "No tenemos crisis de vocaciones Una, tenemos Una crisis de Discipulado". Los Jóvenes pueden Llegar un servicio Verdaderos Seguidores de Jesucristo sirviendo un Quienes les rodean. Descubriendo tu Llamada al Discipulado, also descubres Su particulares Llamada Dentro de la Iglesia ".
Pregunta a Dios . Pregunta a Dios he QUE DESEA Para Tu Vida y SABE EL SÓLO DESEA Que Lo Que es bueno Para Tí. Si, de Hecho, Estás Llamado al Sacerdocio o la Vida consagrada, sueros El Sendero HACIA Una gran alegría y satisfaccion ".
"En las Palabras inmortales de la ONU Famoso Fabricante de zapatillas: '¡Hazlo!'. Si sientes Que Dios te està invitando a 'probarlo', la presentación Solicitud al Seminario OA Una Orden religiosa. Recuerda, El Seminario o convento es sin Lugar de discernimiento. No serás ni te pedirán Ordenado HACER los votos de Profesión en MUCHOS Años, proporcionándote Una Amplia Oportunidad de Explorar la posibilidad de las Naciones Unidas Llamamiento al Sacerdocio o la Vida Religiosa ".
[Traducción del inglés Por Nieves San Martín]

lunes, 14 de noviembre de 2011

LETANÍAS DE LA HUMILDAD

LETANÍAS DE LA HUMILDAD

del Cardenal Merry del Val

V. Jesús manso y humilde de Corazón,
R. Óyeme.
V. Del deseo de ser estimado,
R. Líbrame Jesús.
V. Del deseo de ser alabado,
R. Líbrame Jesús.
V. Del deseo de ser honrado,
R. Líbrame Jesús.
V. Del deseo de ser aplaudido,
R. Líbrame Jesús.
V. Del deseo de ser preferido a otros,
R. Líbrame Jesús.
V. Del deseo de ser consultado,
R. Líbrame Jesús.
V. Del deseo de ser aceptado,
R. Líbrame Jesús.
V. Del temor de ser humillado,
R. Líbrame Jesús.
V. Del temor de ser despreciado,
R. Líbrame Jesús.
V. Del temor de ser reprendido,
R. Líbrame Jesús.
V. Del temor de ser calumniado,
R. Líbrame Jesús.
V. Del temor de ser olvidado,
R. Líbrame Jesús.
V. Del temor de ser puesto en ridículo,
R. Líbrame Jesús.
V. Del temor de ser injuriado,
R. Líbrame Jesús.
V. Del temor de ser juzgado con malicia,
R. Líbrame Jesús.


V. Que otros sean más estimados que yo,
R. Jesús dame la gracia de desearlo.

 

ORACIÓN


Oh Jesús que, siendo Dios, te humillaste hasta la muerte, y muerte de cruz, para ser ejemplo perenne que confunda nuestro orgullo y amor propio. Concédenos la gracia de aprender y practicar tu ejemplo, para que humillándonos como corresponde a nuestra miseria aquí en la tierra, podamos ser ensalzados hasta gozar eternamente de ti en el cielo. Amén.

V. Que otros crezcan en la opinión del mundo y yo me eclipse,
R. Jesús dame la gracia de desearlo.
V. Que otros sean alabados y de mí no se haga caso,
R. Jesús dame la gracia de desearlo.
V. Que otros sean empleados en cargos y a mí se me juzgue inútil,
R. Jesús dame la gracia de desearlo.
V. Que otros sean preferidos a mí en todo,
R. Jesús dame la gracia de desearlo.
V. Que los demás sean más santos que yo con tal que yo sea todo lo santo que pueda,
R. Jesús dame la gracia de desearlo.

domingo, 13 de noviembre de 2011

Vida Consagrada. Enlace de gran interés

Dentro de la web Mercaba, que tanto bien hace a la Iglesia, en el siguiente enlace http://www.mercaba.org/LIDERES/430_vida_consagrada.htm
encontrarán artículos, Decretos, Exhortaciones, Orientaciones, Cartas pastorales,... relacionados con la Vida Consagrada.
Espero que les sea de utilidad.
Dios les bendiga.

viernes, 11 de noviembre de 2011

Cómo promover vocaciones por internet. Recursos para despertar, confirmar u orientar vocaciones on line

La promoción vocacional encontró un gran aliado en internet, haciendo evidente que las modernas tecnologías también están al servicio de la fe y de la evangelización.

“Todo el mundo digital representa un gran recurso para la humanidad en su conjunto y […] constituye también una gran oportunidad para los creyentes”, dijo el Papa en su mensaje para la Jornada mundial de las comunicaciones sociales de 2010.

Muchos agentes de la pastoral vocacional lo saben. De ahí que en los últimos años hayan nacido no pocas herramientas que van específicamente en la línea de ayudar a despertar, confirmar u orientar vocacionalmente a las almas que tienen estas inquietudes.

Las herramientas están ahí

VocationMatch.com (http://www.vocationmatch.com/) es un portal donde mediante un test interactivo se puede descubrir si se tiene vocación para la vida sacerdotal, religiosa o consagrada laical.

La estructura de este portal permite también descubrir hacia qué congregación u orden religiosa se tiene el perfil, según las expectativas de quien lo usa (hábitos de oración, inclinaciones pastorales, etc.). La web de VocationMatch.com está disponible en tres idiomas (español, francés e inglés) y cuenta además con blogs y enlaces a diferentes órdenes y congregaciones católicas. Para quien se lo toma en serio, es un valioso recurso.

El 19 de junio de 2009, el arzobispo de Utrecht, Holanda, puso en marcha una campaña por las vocaciones, usando Twitter. ¿Y por qué Twitter? “Twitter es en este momento una de las redes sociales más populares del mundo. Millones de personas miran los contactos entre ellos gracias a estos cortos mensajes, los “tweets”. En cuanto católicos, queremos que la Iglesia haga uso de estos nuevos medios de comunicación”, reveló monseñor Willem J. Eijk, justo el día del inicio del año sacerdotal.

El lanzamiento de esa campaña estuvo acompañado por la creación de dos websites vocacionales de apoyo: http://jaarvandepriester.nl/ (dirigido a holandeses) y http://futurepriests.com/ (de carácter internacional).

Pero quizá sea la arquidiócesis de Nueva York la que se lleve la mejor ovación en cuanto a iniciativas de corte vocacional. En la web http://www.nypriest.com/ (disponible en español e inglés) presenta uno de los proyectos vocacionales más atractivos gracias al excelente material audiovisual que ofrece.

Además de los recursos en texto (consejos, orientaciones, pautas, testimonios, etc.), hay videos que además de bien elaboradores, son atractivos y reditúan en un deseo de conocer mejor la vida sacerdotal e incluso de hacer la experiencia del discernimiento. La arquidiócesis de Nueva York ha veni­do desarrollando campañas vocacionales desde 2007, sobre todo a través de la producción de videos, conscientes del potencial audiovisual que éstos tienen.


A finales del mes de agosto de 2009 lanzaron el último de la serie “El mundo necesita héroes” y ya se encuentra entre uno de los más visitados en YouTube.

Más recientemente, la Conferencia de Obispos Católicos de Estados Unidos ha puesto en marcha la iniciativa http://foryourvocation.org/. Se trata de una macrocampaña que abarca canal de video en YouTube (http://www.youtube.com/foryourvocation), uso de redes sociales, blog, etc. Dirigido tanto a hombres como a mujeres (en español se puede visitar en http://www.portuvocacion.org/), es uno de los más grandes esfuerzos a nivel Conferencia Episcopal, en la Unión Americana y, también, una respuesta a la invitación del Papa para evangelizar y promover las vocaciones con las nuevas tecnologías.

Vocacion.org (http://www.vocacion.org/) es actualmente el sitio número uno en su género. La excelente presentación, la diversidad y cantidad de recursos, la amplitud de contenidos, la interactividad que fomenta y los servicios que presta, le han hecho colocarse en el lugar que ocupa.

La página está disponible en seis idiomas: español, inglés, portugués, alemán, italiano y francés. En español la página es también de óptima calidad y está en permanente actualización. El buscador es muy bueno y tiene un pequeño apartado dedicado a noticias relacionadas con la vocación, extraídas de diferentes agencias católicas. No es un portal sólo para varones. De hecho hay testimonios y orientaciones también para las mujeres con inquietudes.

Las secciones son interesante: testimonios vocacionales, preguntas frecuentes, recursos multimedia con vídeos testimoniales de religiosos y chicas que han consagrado su vida a Dios, reporte de actividades vocacionales, libros y artículos, reflexiones, enlaces, música católica, oraciones, guía de adoración por las vocaciones, guía personal, boletín gratuito por e-mail con las novedades más recientes… Y además, por si fuera poco, un sacerdote dedicado a responder las consultas de quienes lo soliciten.

Un proyecto hermano de Vocacion.org es WhyNotPriest. “¿Por qué no sacerdote?” es la pregunta que da nombre a http://www.whynotpriest.org/, un portal lanzado en 2008 y que presenta un proyecto atractivo de cara a suscitar el interés hacia el sacerdocio en los jóvenes, mediante el uso de programas multimedia.

A través de un video, seminaristas Legionarios de Cristo procedentes de culturas y países tan diversos como Francia, Alemania, México, República Checa, Colombia, Austria, Corea, Italia, Brasil, España, Vietnam o Estados Unidos, responden de una manera sencilla, alegre y espontánea a la interrogante que da título al proyecto.

La página de internet está disponible en cinco idiomas (español, inglés, alemán, italiano y francés) y quien la visita, además de poder disfrutar de los videos testimoniales, puede dejar sus consultas e inquietudes sobre el tema vocacional. Las preguntas son atendidas a través del correo electrónico.

Otras webs de corte vocacional son, por ejemplo: http://www.vocacion.info/, de los religiosos marianistas, dirigida tanto a hombres como a mujeres con deseos de consagrar su vida a Dios; http://www.mivocacion.com/, una iniciativa en cuatro idiomas (español, francés, italiano e inglés) donde religiosas dominicas españolas plantean sin ambages: “¿monja yo?”.

Postales con recursos vocacionales

Algunos portales católicos ofrecen apartados especiales para tratar específicamente el tema de la vocación (de hecho, casi todos los portales oficiales de congregaciones religiosas y diócesis ofrecen orientaciones en esta línea).

En Catholic.net (http://es.catholic.net/vocaciones/) hay toda una comunidad dedicada sólo a este tema. ¿Qué se puede encontrar? Secciones como actualidad vocacional, etapas del proceso vocacional, las distintas vocaciones, recursos para la pastoral vocacional, los padres y la vocación de sus hijos, vida seglar y consagrada, las religiosas, etc. Además de un foro de discusión dedicado al tema específico de la vocación (véase aquí) y un consultorio on line con especialistas dispuestos a resolver dudas en este campo (se puede ver en este enlace). En este mismo rubro, ChurchForum.org también tiene una red de especialistas que orientan gratuitamente y a través de correo electrónico en el tema vocacional (se puede ver pinchando aquí).

Otras iniciativas con recursos vocacionales son, por ejemplo, los lanzados con ocasión del año sacerdotal por la Congregación para el Clero (Annus Sacerdotalis), la Agencia Católica de Informaciones, Encuentra.com o el proyecto emprendido por Antonio González (visualmente muy atractivo y rico en recursos), Año Sacerdotal.

Aprovechando la Jornada Mundial de la Juventud de Sydney, los Hermanos de la Salle de Australia promovieron http://www.delasallebrothers.com/, un portal institucional que usa tecnologías e imágenes sugerentes para llegar a los jóvenes. Claro y directo, aborda de manera audaz cuestiones como los votos religiosos, la vida espiritual y el proceso de formación.

Ejemplos de evangelización y evangelizadores: mostrando la belleza del don de ser sacerdotes

En 2010 Benedicto XVI invitó a los sacerdotes a seguir evangelizando el mundo digital. No son pocos los testimonios de quienes de hecho ya lo hacían.

¿Un blog para el Papa? Al menos fue una de las propuestas que le hicieron los obispos en el Sínodo de 2008, a Benedicto XVI. De momento varios obispos ya están siguiendo el ejemplo del Papa en el uso de la world wide web para evangelizar y continuar su misión catequética. Es el caso del arzobispo de Cascavel, Brasil, Mons. Mauro Aparecida do Santos, quien en http://www.dommauro.com.br/ ha puesto en marcha un curso de catecismo on line para facilitar a estudiantes universitarios, profesores y empleados, concluir sus estudios de catecismo y acceder al sacramento de la confirmación.

También es el caso del arzobispo de Nueva York, mons. Timothy Dola quien tiene un blog donde semanalmente publica reflexiones sobre actualidad general y también de carácter espiritual. El blog The gospel in the Digital Age se puede ver en la siguiente dirección: http://blog.archny.org/.

Otro arzobispo estadounidense que se vale de un blog y del email para la evangelización mediática es el cardenal de Boston, mons. O´Malley (http://www.boston200.org/). Desde mayo de 2008, el cardenal Sean envía semanalmente un correo electrónico con reflexiones espirituales y también comunicados relativos a la vida de la iglesia en su arquidiócesis.

Pero no son sólo los obispos americanos. En Italia, el arzobispo de Milán, cardenal Diego Tettamanzi, usó YouTube en 2008 para ofrecer respuestas a miles de fieles que le preguntaban sobre temas de fe. Los videos-respuestas fueron vistos miles de veces y aún siguen siendo visibles, aunque en italiano, en www.youtube.com/user/itleditore, canal oficial de la arquidiócesis de Milán.

El 28 de octubre de 2008 la agencia ANSA informó que el arzobispo de Nápoles, cardenal Crescenzio Sepe, había creado su perfil en Facebook. “Tienes que ir a donde está la gente y, si la gente está en Facebook, tienes que ir allí también”, declaró el cardenal. ¿Los frutos? 200 nuevos amigos, en promedio, al día.

El uso de los medios de comunicación no sólo da resultados en la promoción de valores humanos y religiosos. En 2007, la Iglesia católica en Inglaterra y Gales experimentó un crecimiento en el número de vocaciones gracias, entre otras cosas, a las campañas de promoción y publicidad que incluyeron la puesta en marcha del portal http://www.calledtoday.com/, un sitio donde se pueden ver en detalle la vida de cinco personajes reales (un sacerdote, dos religiosas, un monje y un laico consagrado), hechos cómics a la manera de los manga japoneses. Según la oficina nacional para las vocaciones este es el cuarto año que aumenta su número: de 28 en 2003 a 44 en 2006.

“En los primeros tiempos de la Iglesia –escribe Benedicto XVI en el mensaje para la jornada mundial de las comunicaciones sociales 2009–, los Apóstoles y sus discípulos llevaron la Buena Noticia de Jesús al mundo grecorromano. Así como entonces la evangelización, para dar fruto, tuvo necesidad de una atenta comprensión de la cultura y de las costumbres de aquellos pueblos paganos, con el fin de tocar su mente y su corazón, así también ahora el anuncio de Cristo en el mundo de las nuevas tecnologías requiere conocer éstas en profundidad para usarlas después de manera adecuada”. La Iglesia lo está haciendo, la fe está permeando internet y los resultados –que nunca dejan de ser bendiciones de Dios– se van dando.
Publicado por Jorge Enrique Mújica, LC
http://actualidadyanalisis.blogspot.com/2010/04/como-promover-vocaciones-por-internet.html

Pareja española "sorprendida y bendecida" por vocación religiosa de sus cinco hijas

Inmaculada Sánchez y Alejandro Ripoll tienen cinco hijas que han abrazado la vidaconsagrada como religiosas del nuevo instituto de vida contemplativa Iesu Communio. Estos padres españoles aseguran que han recibido la consagración de sus hijas como una verdadera bendición.
En una entrevista concedida a ACI Prensa, la pareja expresó su felicidad por tener cinco hijas religiosas.
"Esto es como cuando un hijo se casa. Tú lo que quieres es tenerlos a tu alrededor, cerca, pero cada uno tiene que llevar su estudio, igual que cuando un hijo se te casa y no tienes que intervenir en su historia aquí es en un convento, pero tiene un secreto especial. Y el secreto es que con cada una y con cada consagración Dios derrama unos dones impresionantes a la familia, y por tanto es una bendición", afirmó Alejandro.
Sor Jordán, Sor Amada de Jesús, Sor Francesca, Sor Ruth, y Sor Nazaret, tienen entre 20 y 28 años de edad y son las cinco hermanas de sangre que comparten su vida dentro de Iesu Communio, la nueva comunidad de clausura que surgió de las clarisas de Lerma en España y que sorprendió al mundo con una explosión de vocaciones.
"Pero los primeros sorprendidos somos nosotros y la misma Iglesia. Que en una familia se den cinco vocaciones a un convento de clausura creo que desde Teresa de Lisieux no se había dado", consideró Inmaculada.
De un total de siete hermanos, las cinco jóvenes decidieron ingresar en el mismo instituto religioso, donde tres ya son consagradas y las otras dos son novicias.
Cada historia de vocación fue algo personal y único, cada una "ha tenido una historia de muchos años en los que se han dado encuentros con el Santo Padre desde Juan Pablo II.Cada una ha sido un proceso distinto, porque entre ellas son muy diferentes", explicó el padre a ACI Prensa.
Inmaculada y Alejandro visitaron Roma para participar en el encuentro "Nuevos evangelizadores para la nueva evangelización" que celebraron en el Vaticano el 15 de octubre con la intervención del Papa Benedicto XVI y de Sor Verónica, la fundadora y Superiora General de Iesu Communio.
"¿Qué hacemos nosotros con el Santo Padre en una reunión en el centro del corazón de la Iglesia? ¿Quiénes somos nosotros? Esto es un regalo de Dios, una gracia más de este instituto", afirmó Alejandro.
La vocación de nuestras hijas solo puede tener una explicación divina, "la misma Iglesia está sorprendida y esperando", pero en esto "los primeros desbordados somos nosotros. Explicación humana no tiene", agregó Inmaculada.
ROMA, 26 Oct. 11 / 04:09 pm (ACI/EWTN Noticias)

jueves, 10 de noviembre de 2011

La fuerza decisiva del cristiano

¿Cuál es la fuerza decisiva del cristiano? La oración. Ésta es su gran ‘arma’, el factor que le permite llegar donde solo con sus fuerzas nunca podría hacerlo. Y en la base de esta capacidad de orar está la fe, la fe en Dios, y la fe en que Él nos da la gracia de orar. El que persevera en la oración recibe, pero para ello necesita paciencia, esperar los dones con paciencia, con una oración fiel y perseverante. El cristiano ruega por amor de Dios, que es el resultado de su fidelidad. Sólo se es fiel a aquello que se ama.

La oración no nace para nuestro deleite o beneficio. No es un instrumento utilitario para nuestros fines, la oración está pensada para rendir culto a Dios, para devolverle aquello que Él nos ha dado con la vida. Esta actitud nos libera y pacifica porque parte también de otra condición básica, que es la humildad.

La oración no es un acto de magia en el cual la deidad queda prisionera de nuestros deseos, es lo más absolutamente opuesto a esto. Aquellos que se pueden sentir desanimados porque Dios no les concede lo que le piden han de pensar que, antes que nada, como dice el Padrenuestro, hay que creer en la voluntad de Dios, en Su voluntad, no en la nuestra. Si Dios fuera prisionero de todas y cada una de las demandas razonables que los hombres le hacemos, Dios no sería Dios, nuestro mundo no sería este mundo, sino otro regido por un orden, mejor dicho, por un desorden mágico porque sería el resultado de cientos, de miles, de millones de peticiones aisladas y razonadas de la propia necesidad, del propio interés. Más todavía, si Dios acudiera a todos nuestros ruegos, y esto fuera una evidencia, la libertad del ser humano no existiría porque estaría precondicionada por tan inmensa gracia.


Dicho esto, también hay que asumir que Dios da y que la oración desinteresada y entregada a Él es el camino de esta donación, pero lo hace en la forma que Él considera adecuada, esto significa confianza, la confianza ilimitada en Dios, en su misericordia. Fe, confianza; esperanza, que es su otro nombre. Sólo podemos esperar en Áquel en quien confiamos. Y humildad, humildad ante Dios porque yo no soy nada sin Él, y de ahí que la oración personal realizada en el silencio y en el aislamiento es el lugar propicio dónde pueden aflorar nuestras enormes miserias y exponerlas al Dios todo misericordioso.

Josep Miró i Ardèvol, presidente de E-Cristians y miembro del Consejo Pontificio para los Laicos

22h del 25 de octubre, en la Cruz Cubierta de Alzira (5 mártires)

Cuando estalla la persecución religiosa, en un hogar de Alzira (Valencia), una anciana de 83 años reúne a sus hijas, a las que había visto partir para consagrarse al Señor. Sor María Jesús, Sor María Verónica y Sor María Felicidad son clarisas capuchinas. Las tres llevan ya varios días en la casa natal. La última en llegar es Sor Josefa de la Purificación que decidió hacerse agustina descalza. Todas juntas hicieron durante varios meses vida auténticamente monástica, guardando la clausura, rezando el oficio divino y respetando las horas de silencio y recogimiento.
 

A ejemplo de la madre de los macabeos
El 19 de octubre de ese mismo año, hacia las cuatro de la tarde, un grupo de cuatro milicianos se presentó en la casa para llevarse a las religiosas. Su madre no quiso separarse de sus hijas, y todas juntas fueron encerradas en el convento cisterciense de Fons Salutis, convertido en cárcel. Allí pasaron una semana esperando la muerte. Los carceleros intentaron apartarlas de su consagración con halagos y promesas, pero ellas rechazaron indignadas sus propuestas.
A las 10 de la noche del día 25, fiesta de Cristo Rey, las cargaron en un camión y a la entrada de Alzira, en el término conocido con el nombre de “Cruz Cubierta”, las fusilaron una tras otra. Los milicianos habían pensado comenzar con la madre, pero la intrépida heroína les rogó que comenzaran con sus hijas y luego podrían seguir con ella. “Quiero saber qué hacéis con mis hijas. Si las vais a fusilar, matadlas primero a ellas y después a mí. Así moriré tranquila”.
Y después, a ejemplo de la madre de los Macabeos, volviéndose hacia sus hijas las alentó a no traicionar en el momento de la prueba el amor del esposo. “Hijas mías, sed fieles a vuestro esposo y no consintáis en los halagos de los hombres”. Momentos después veía cómo los cuerpos de sus hijas rodaban uno tras otro por el suelo, víctimas del plomo asesino.
Un testigo declara que también las animó con estas palabras: “-Hijas mías, no temáis, esto es un momento y el Cielo es para siempre”. Cuando le llegó su turno, los milicianos la increparon:
-“Oye vieja, ¿tú no tienes miedo a la muerte?”.
Pero ella contestó:
Toda mi vida he querido hacer algo por Jesucristo y ahora no me voy a volver atrás. Matadme por el mismo motivo que a ellas, por ser cristiana. Donde van mis hijas voy yo”.
Los milicianos llevaron los cuerpos de las cinco mártires al cementerio de Alzira. El 2 de julio de 1939 fueron trasladados al de Algemesí. Luego los sepultaron en la cripta del convento de Fons Salutis y, por último, el 16 de abril de 1961, los depositaron en la iglesia parroquial de San Pío X de la misma localidad. En diciembre de 1958 el proceso sobre su martirio confluyó, a ruegos del postulador de los agustinos recoletos, en el del capuchino Aurelio de Vinalesa y compañeros mártires, y el 13 de abril del año siguiente el arzobispo de Valencia dio por concluida su primera fase.
Beata María Teresa Ferragud Roig
María Teresa Ferragud Roig nació en Algemesí (Valencia) el 14 de enero de 1853. Mujer piadosa y sencilla, se casó a los 19 años con Vicente Silverio Masiá; de oficio agricultor era un hombre bueno y piadoso, con el que compartía la convicción de forjar una familia fundada en los valores de la fe.
El Señor concedió al matrimonio Masiá Ferragud nueve hijos, a los que educaron con cariño y dedicación. Las responsabilidades que implicaba atender y educar a su numerosa prole y a su esposo, no fueron obstáculo para que María Teresa participara diariamente de la celebración de la Santa Misa, de la que se nutria para poder vivir el amor en su vida familiar.
Fue devota también del Santísimo Sacramento, del Sagrado Corazón de Jesús, del rezo diario del Rosario; mujer caritativa, ayudaba a los más necesitados a través de la Conferencia de San Vicente de Paul, la cual llegó a presidir. María Teresa entendió que la fe era para la vida y su vida era fundamentalmente ser esposa y madre.
Los testigos hablan del fervor y recogimiento que reinaba en su casa. Era voz común que “en su familia eran todas unas santas”. La abundante floración vocacional con que Dios la bendijo confirma esa opinión. Su único hijo profesó como capuchino con el nombre de Serafín de Algemesí y cinco de las seis hijas ingresaron en conventos de clausura. María Vicenta, María Verónica y María Felicidad lo hicieron en el convento capuchino de Agullent (Valencia); otra, de nombre desconocido, en San Julián de Valencia; y nuestra María Josefa en las agustinas descalzas de Benigánim. Sólo Purificación quedó en siglo.
El padre murió el 31 de julio de 1916.
 
Beata María Jesús Masiá Ferragud
Vicenta nació en Algemesí (Valencia) el 12 de enero de 1882, y fue fusilada en la Cruz Cubierta de Alzira (Valencia) el 25 de octubre de 1936. Profesó en el monasterio de Capuchinas de Agullent (Valencia) el 26 de enero de 1902. Al inicio de la revolución española se vio obligada a abandonar el monasterio, y se refugió en casa de su madre en Algemesí. Ella y sus tres hermanas contemplativas fueron detenidas por los milicianos, y su madre quiso acompañar y compartir la suerte del martirio de las hijas. Las 5 fueron encerradas en un convento convertido en cárcel y luego fusiladas.
 
Beata María Verónica Masiá Ferragud
Joaquina nació en Algemesí (Valencia) el 15 de junio de 1884, y fue fusilada en la Cruz Cubierta de Alzira (Valencia) el 25 de octubre de 1936. Profesó en el monasterio de Capuchinas de Agullent (Valencia) el 26 de enero de 1904 y la profesión solemne en 1907. Compartió el martirio de su madre y sus tres hermanas.
 
Beata María Felicidad Masiá Ferragud
Felicidad nació en Algemesí (Valencia) el 28 de agosto de 1890, y fue fusilada en la Cruz Cubierta de Alzira (Valencia) el 25 de octubre de 1936. Profesó en el monasterio de Capuchinas de Agullent (Valencia) el 20 de abril de 1910. Compartió el martirio de su madre y sus tres hermanas.

 
Beata Josefa de la Purificación Masiá Ferragud
Raimunda nació en Algemesí (Valencia) el 10 de junio de 1887. Hizo sus estudios primarios en el colegio Santa Ana de su pueblo. De joven llevó una vida retirada como todas sus hermanas, y muy pronto se sintió llamada a la vida religiosa. Visitaba la iglesia a diario, comulgaba con frecuencia y se encargaba de adornar el altar del Sagrado Corazón.
El 2 de febrero de 1905 vestía el hábito de agustina descalza en Benigánim (Valencia), tomando el nombre de Josefa de la Purificación; al año siguiente pronunciaba sus votos. En el convento descolló por su amor a la vida religiosa. Sus compañeras destacan su laboriosidad, silencio y espíritu de pobreza. Fue priora de la comunidad durante un trienio (1932-35) y al estallar la guerra desempeñaba el oficio de maestra de novicias.
En julio de 1936 quiso permanecer en su amado convento, pero al no encontrar quien secundara sus deseos, hubo de abandonarlo, buscando refugio en casa de su madre. En ella se hallaban ya recogidas sus hermanas capuchina.